Porque compartir la hora de actividad física además de ser divertido es muy recomendable.

Transmitir hábitos y compartir momentos del día a día.

Nos encanta ver a padre e hijo entrenando juntos.