Si quieres tener una mejor calidad de vida, el trabajo de fuerza debe estar presente en tu día a día.
Pero hablar de fuerza no es solo hablar de «hacerte grande» en volumen.
Por eso, lo mejor es que te pongas en manos de profesionales que te garanticen un programa adaptado y adecuado a tu condición física y estilo de vida.